Blogia

El Sotano del Infierno

Arranca el Oviedo 08/09

Arranca el Oviedo 08/09

            Muerto el rey de la direccion deportiva del Real Oviedo, Ismael Díaz Galán, ya hay rey puesto que le sustituya, José Manuel, ex-técnico de la casa y que se marchó en el dichoso verano de 2003, vuelve cinco años después para intentar hacer la plantilla que lleve al Oviedo a segunda b en su enésimo intento de levantarse de una situación caótica que llega al sexto año de barrizal. José Manuel estuvo la pasada campaña como entrenador del Caudal Deportivo de Mieres, equipo al que dejo clasificado en el sexto puesto y fuera de su gran objetivo que era la liguilla. Los que lo conocen dicen que es un trabajador incansable del fútbol, con una gran base de datos sobre jugadores y mucho conocimiento de la materia. A los que no le conocemos tanto solo nos queda esperar y rezar para que por fin se haya acertado en la elección.

 

            Los primeros movimientos del flamante director deportivo fueron encaminados en principio a la contratación de un técnico y a la renovación de la base de la plantilla que la temporada finalizada ayer fracasó estrepitosamente. No obstante, cierto es, que de ese grupo de jugadores hay muchos que pueden aprovecharse y ese debe ser el camino para que no vuelva a suceder como las dos últimas temporadas que se optó por el borrón y cuenta nueva, se renovó completamente la plantilla y el resultado fue penoso con un descenso primero y un no ascenso depués. La renovación de uno de los pilares fundamentales de ese plantel y jugador de más calidad técnica, Curro, ya ha sido firmada, a mi manera de ver, de forma acertada. También has seguido su camino el sub-21 Matías y el lateral derecho José Luis, así como el lesionado de larga duración Juan Luis, en un gesto que honra a los dirigentes oviedistas, dándole la oprtunidad de mostrar el futbol que el año pasado no pudo demostrar, aunque aun le falten varios meses para poder volver a jugar.

 

            El otro frente abierto por el responsable de la dirección deportiva era el de buscar un técnico que fuera el pilar básico en el camino de retorno a la segunda b. Las condiciones que habían buscado los dirigentes era que fuese conocedor de la categoría, asturiano, oviedista y que la presión no le pudiese en el cargo a desempeñar. Tras muchos nombres salidos a la palestra unos sin el currículo necesario para un banquillo tan “duro” como Blas García o Bobes, entrenadores que su techo esta en la tercera división asturiana, otros jóvenes con ganas y con ambición, como Rueda o Paco Fernández, llegando a sonar también ex - jugadores como Gay, Cristóbal Parralo o Jordi Vinyals. Al final se decantaron por Raúl González, un técnico con una experiencia en segunda b más que demostrada durante 20 años en banquillos de Asturias como Caudal o Avilés y de fuera como el Zamora o el Alcorcón. Un técnico que apuesta por la efectividad antes que el maldito jogo bonito de su antecesor en el cargo, algo necesario en un equipo que ya no puede volver a fallar en su asalto al cambio de categoría.

 

            Entre Raúl González y Jose Manuel Martínez sera la responsabilidad de confeccionar la plantilla, ambos son partidarios de que la plantilla de la pasada temporada sea la base de esta, con retoques que se están buscando en la segunda división b. Ya es conocido que la situación de caja es muy justa, por eso se están  negociando a la baja las renovaciones, con recursos como buenas primas en caso de ascenso. De la misma forma se esta procediendo a buscar las nuevas incorporaciones, intentando convencer de las ventajas de jugar en un histórico como el Oviedo aunque el sueldo sea de un tercera. Tarea difícil tienen por delante ambos, esperemos que por el bien de la entidad y por la tranquilidad de la afición, este Julio de 2008 sea por fin la piedra de toque para que el club vuelva a donde se merece en el menos tiempo posible.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Campeones a lo grande

Campeones a lo grande

            Por fin llegó una victoria en un gran campeonato de selecciones, España respira felicidad por los cuatro costados. Ayer tras el partido, medio país se echó a la calle para celebrar la victoria más importante de la historia del balompié nacional. Las escenas de alegría se sucedieron unas tras otras por los cuatro puntos cardinales, euforia, a veces desmedida, y alegría por la batalla ganada.. En un país que disfruta de una generación de deportistas ganadores como Rafa Nadal, Alberto Contador o Fernando Alonso, en individuales, y las selecciones de balonmano, baloncesto o hockey, faltaba añadirle el triunfo en el deporte rey y ayer llegó, por fin. España es feliz con el fútbol, ya era hora.

 

            España cimentó su triunfo en un centro del campo talentoso, alegre, aguerrido, en caso de necesidad, y que sabía encontrar en cada momento del partido el ritmo del juego a llevar. Las paredes, regates y la verticalidad fueron una constante en unos jugadores con una calidad portentosa, trabajada desde niños y que se plasmó durante todo el campeonato. Clave fue además encontrar el secreto para combinar todo ese talento en la mitad de la parcela, sin que el contrario les sobrepasase por un físico casi siempre superior y, Luis, tantas veces denostado (reconozco que fui uno de ellos), encontró la receta,  toque como principio básico. Al principio de su mandato resultaba aburrido hasta el bostezo, daba la sensación de poca profundidad, pero, una vez trabajado, el estilo se fue perfeccionando hasta que se fueron encontrando los espacios, se fue explotando la incorporación de las líneas de atrás al ataque, los jugadores ganaron en confianza y el espectáculo estuvo garantizado, el mejor juego del campeonato y la recompensa de alzar la copa final. Un centro del campo que supo ejecutar las decisiones leídas desde el banquillo, el pase al hueco, el balón en largo, las combinaciones rápidas, el sobe al balón hasta desgastarlo, nada de la esencia del fútbol se escapó a estos mediocampistas.

 

Todos fueron un reloj suizo, pero me voy a quedar con dos ejemplos. La batuta de Xabi, elegido mejor jugador del torneo, jugó, tocó, paso,  recuperó miles de balones, marcó, cada vez que el juego pasaba por sus pies el equipo se tranquilizaba, sacaba su silbato de guardia de tráfico y a dirigir, un jugador superlativo que sabe lo que hacer cada momento, pocos en el mundo puede hacer lo mismo, se le puede achacar que no da un pase a cuarenta metros, pero no le hace falta, ese no es su juego, no lo necesita, sabe lo que puede y lo que debe  hacer y lo hace a la perfección. El otro es Senna, para mí el mejor jugador de la “Roja” en el campeonato, quizá España le deba mucho a Koeman por dejar en el ostracismo a Albelda y darle titularidad, involuntariamente, en España a este portento físico de la naturaleza, un jugador que pelea cada balón, corta el juego y roba mucho,  pero sin descuidar la parte ofensiva, tiene un porcentaje de acierto en el pase de mas del 80%, una burrada, pero es que no le tiembla el pulso a la hora de hacer un cambio de juego, despejar un balón o disparar a puerta, su figura se acrecienta cuando el partido es sucio, ahí saca su escoba y deja su parcela limpia, lo bueno es que es capaz de hacer que esa parcela que abarca sea de 60 metros y eso descarga a los talentos del equipo a que dejen volar su imaginación. Senna es un jugador de 10 de los tiempos modernos, un gladiador de fino paladar, el gran descubrimiento al mundo de esta Euro 2008.

 

            Pero no solo de centro del campo vivió esta selección. La mayor duda que presentaba a priori este magnifico grupo de jugadores era la defensa, sobre todo, sus centrales. La temporada de Puyol había sido horrible y la de Marchena en el Valencia, tanto o más, incluso se puede afirmar que ningún central español había destacado en toda la temporada y los miedos eran fundados, sobre todo en el juego aéreo. Pero una vez más, Aragonés estuvo inspirado y trabajó el centro de la defensa desde la colocación, nada de alardes, un engranaje perfecto, nada de tirar el fuera de juego de manera excesiva porque sabía de las limitaciones de Marchena en la velocidad y no podía arriesgar todo a la de Puyol. Otra clave fue “yo salgo, tu me guardas la espalda”, la gran mayoría de los rivales con los que España se topó jugaban con un solo delantero, cada uno con su estilo, pero solo uno y se solucionó la papeleta de forma efectiva, uno de los dos siempre, siempre intentaba adelantarse, si no podía robar el balón, el otro, o en su defecto un lateral, le guardaba la espalda, un dos contra uno desquiciante. Funcionó, y muy bien, tanto que delanteros de la categoría de Klose, Toni o Pauvlychenko acabaron desesperados y sin apenas ocasiones para marcar. Y todo ello a pesar de la mala Euro que hizo nuestro máximo valladar en la parcela trasera, Sergio Ramos, fallón, timorato, se fue entonando, pero nunca llego a demostrar su buen nivel exhibido en el Real Madrid durante la temporada regular. Todo lo contrario que el perfecto Capdevilla, sin alardes, a la chita callando, no tuvo ni un solo fallo durante el campeonato, supo mantener el sitio en todo momento y subir cuando era necesario, pocos lo verán, pero mucho del mérito del primer gol contra Rusia que abrió la lata fue su arrastre al defensa que hizo que Iniesta se encontrara el camino despejado, gran Euro la del catalán.

 

            Si, a priori, la defensa era la línea en la que menos confiábamos, en teoría, la delantera era un puesto muy bien cubierto, como así se demostró. La pareja formada por Villa y Torres había conseguido entre los dos más de 50 goles durante la temporada regular, si a eso le añadimos los 26 goles de Gúiza en el Mallorca, el cóctel era perfecto, como así demostraron, 8 goles entre los tres. Villa, máximo goleador del campeonato y Torres pasara a la historia, ya no solo se hablará del gol de Marcelino, a partir de ayer se hablara también del gol de Torres. Un gran trío de atacantes que supo compenetrarse con los centrocampistas y su ultimo pase, de nada sirve que haya grandes pasadores en esta selección si los delanteros no saben buscar el desmarque. Para muestra un botón, el maravilloso pase de Xabi en la final fue aprovechado por Torres para marcar un gran gol, velocidad, potencia, picardía y efectividad, un gol maravilloso.

 

            Tan buen campeonato han hecho las líneas de campo del equipo, que el máximo baluarte del equipo y capitán, Iker Casillas, paso prácticamente desapercibido durante casi todo el campeonato, pero en el momentos más decisivo sacó su gran calidad y su agilidad felina y esto fue en la tanda de penaltis ante Italia. Cualquier portero, ante una pena máxima, se encomienda a la  suerte y se deja caer a un lado para ver si el lanzador decide tirar por ahí, pero Casillas es diferente y tiene una gran confianza en sí mismo y en la tanda decisiva se decidió a buscar los balones lanzándose por ellos, como en cualquier lance del juego, la suerte hay que buscarla, diría el tópico, y Casillas paró dos y nos dio media copa.

 

            Si a todo esto le añadimos que los jugadores de  banquillo fueron desde el primer partido decisivos, la receta deja de ser buena para ser mágica. Cesc, gran estrella de un equipo de primera magnitud internacional, saliendo casi siempre desde el banquillo, hizo un campeonato soberbio, encontró la manija del partido en cada jugada, el pase y el regate eran los adecuados para cada ocasión, un campeonato perfecto para un suplente que ya firmaría cualquier selección del mundo. Añadamos la chispa y el regate de Santi Cazorla, un gran proyecto de jugador y que dará mucho que hablar en el futuro, porque a la velocidad y la verticalidad hay que añadirle una gran visión de juego. Cada vez que entraba el asturiano (y oviedista) en juego España se podía permitir darle variantes al juego, la banda se podía utilizar de nuevo para abrir el campo 10 metros más para cubrir más terreno de juego en la parcela ofensiva. Y no solo los que entraban desde el banquillo contribuyeron al triunfo, nadie se ha quejado, todos los han sufrido y disfrutado por igual, jugasen o no, el equipo era una piña desde el primer día, espero que esto no cambie con el nuevo seleccionador.

 

            Por último, Luis Aragonés, Zapatones o El Sabio de Hortaleza, un técnico en estado de gracia ¿suerte? quizá, pero cada movimiento, cada cambio, el estudio de cada rival, cada lectura del partido, era acertada ¿qué nos echábamos las manos a la cabeza porque Luis hacía los cambio pronto? El partido le daba la razón, el escenario táctico cambiaba y el equipo no solo no se resentía si no que mejoraba. ¿Qué quitaba a Xabi cuando era el jugador que llevaba el ritmo del partido? Pues Cesc le daba el dinamismo que se necesitaba y en cada contra el rival sufría y el equipo sentenciaba. ¿Qué quitaba a la estrella internacional Torres? Güiza acababa por finiquitar el partido con sus constantes desmarques a la espalda. Además sabía como salir a jugar contra cada rival, unos partidos a la contra, otros con posesiones larguísimas, otros con ataques rápidos que castigasen a los centrales lentos, otros, véase Italia, planteándole un partido a su forma de jugar ¿qué tu sales a defender y a especular? Pues yo más, si tu guardas la defensa yo también, pero a mi manera, tengo la pelota, la toco, la sobo y si encuentro el hueco bien, y, si no, por lo menos no me haces gol.

 

            Un gran Aragonés, la portería más que bien cubierta, una defensa sólida, un centro del campo consistente y una delantera eléctrica y con gol. Si lo juntas todos, consigues, el campeón más brillante de una fase final desde la Brasil del 94 y eso es mucho decir. Y lo que nos queda de un equipo con una edad media de menos de 26 años. El futuro puede ser nuestro, soñar es gratis.

Día histórico

Día histórico

El fútbol es una metáfora de las guerras que antaño disputaban nuestros antepasados, enfrenta a naciones, exalta el patriotismo y da gloria a los vencedores… pero bendita guerra en las que no hay muertos, ni heridos graves, lo más una contractura o algún hueso roto de los guerreros de nuestros días. Ojalá siempre fueran así las batallas porque, por desgracia, aún hoy hay gente dispuesta a matar por una patria, por una bandera o, peor aún, por un poco de crudo. Pero en la contienda del fútbol nunca se pierde, se gana, se gana solidaridad entre los pueblos, unión de culturas y fiesta, mucha fiesta, porque el fútbol también nos enseña que la paz entre pueblos es posible y eso produce la mas feliz de las fiestas entre naciones, ciudades o pueblos.

 

Pero no nos desviemos del tema, en este escenario de “guerra” internacional, esta vez europea, se ha colado, por fin, nuestro país, España, y por eso es un día histórico, por una vez no seremos nosotros los que se han quedado en el camino, por fin hemos llegado a la batalla final, 24 años son muchos para un país donde el fútbol es el deporte rey, eclipsa a cualquier otra modalidad deportiva y a cualquier otro acontecimiento social, capaz de paralizar un país por dos horas, ninguna otra cosa lo consigue.

 

Por eso hoy es un día de fiesta en nuestro país, hemos vuelto a la escena internacional, tras mucho tiempo y, por fin, toca disfrutar, podríamos analizar la táctica de Luís Aragonés, lamentarnos por la baja de Villa o especular como van a salir a jugar los alemanes, pero, para mi, eso no importa hoy, ya habrá tiempo, de momento disfrutemos de algo que no pasa todos los días y es que España ha vuelto a ganar una “guerra”, porque pase lo que pase, España ha de sentirse hoy ganadora, aunque solo sea porque por una vez todos los españoles, de izquierdas o derechas, gallegos o andaluces, amigos y enemigos hemos vuelto a estar unidos y eso, amigos míos, solo lo consigue el fútbol. ¡Viva el fútbol!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Real Oviedo: Resumen de la temporada 07/08 (I). De lo deportivo

Real Oviedo: Resumen de la temporada 07/08 (I). De lo deportivo

La temporada 07/08 se caracterizará por ser la del enésimo fracaso en la gestión, tanto deportiva, como económica, de unos gestores que en ningún momento ocultaron que entraban en el accionariado del Real Oviedo “porque nadie entra en un sitio a perder dinero” o, dicho más prosaico, a dar el pelotazo y forrarse a base de una club con 82  años de historia.

 

            El año futbolístico comenzaba tras el descalabro del descenso deportivo a tercera y con grandísimas dudas  de la afición sobre lo que serían capaz de ofrecernos los actuales dirigentes para “ilusionar” a una afición desencantada, pero que, una vez más, no iba a dejar en la estacada a su club, ya fuese Alberto González o Papa Pitufo su máximo accionista y, a mitad de septiembre, ya se había conseguido algo que muy pocos creían posible, 10.000 abonados de una afición vilipendiada y humillada hasta los máximos extremos, fue de las pocas alegrías que se llevaría, en otro año horrible. Hay una pancarta en el fondo norte que reza “Enxamás caleyarás solu”, una vez más esto se cumplió y el equipo no estuvo solo.

 

            En lo deportivo se empezó con muy mal pié porque se encargó la confección de la plantilla a José Manuel Díaz Galán, reconocido esportiguista, que el año anterior había condenado a la entidad al descenso, primero desde el pulpito de Director deportivo con fichajes como Guerra o Kiko y luego como entrenador, dejo constancia de sus extravagancias con ejemplos del estilo de poner en la megafonía insultos o vítores en el entrenamiento, cuando el equipo solo estaba un punto por debajo de la salvación, consiguió dos puntos de veinticuatro posibles y concluyó con el descenso de categoría a falta de tres jornadas para el final. A pesar de los números y de la total oposición de la afición, puesta de acuerdo, por una vez al 100%, se decidió, de todas formas,  que Galán ocupase el cargo de director deportivo para esta campaña y confeccionase la plantilla con ayuda del “Asesor deportivo externo”, Juan Mata, cargo inventado  por su amigo personal, el máximo accionista, y que había sido uno de los responsables del saqueo extremo del que había sido objeto “El Requexón” (ahora conocido como C. A. R.) en 2003.

 

            La primera decisión del “flamante” director deportivo fue la contratación de un entrenador que nos llevara de nuevo a la segunda b. Tras un montón de dimes y diretes, se optó por un entrenador “mediático” que “su figura ayudase a hacer más socios”. El elegido fue Francisco “Lobo” Carrasco, muy mediático sí, pero sin experiencia apenas, salvo los fracasos de entrenador del filial del Málaga y Director deportivo del C. D. Tenerife.

 

            La afición acogió, salvo contadas excepciones, al nuevo entrenador, entre el escepticismo y el rechazo. Dándole el tiempo la razón a estos últimos, puesto que, a pesar de dejar el equipo campeón a falta de varias jornadas, las continuas salidas de tono del entrenador y los pésimos resultados del equipo fuera de casa, el “laboratorio” con continuos experimentos y una chulería y soberbia que rayaban lo dantesco unidos a la abultada derrota en el primer partido de Play-off, 4-1 y un enfrentamiento con el casi millar de desplazados oviedistas  a Murcia dieron con sus huesos en la calle. Para la historia del peor oviedismo quedaran sus actos y declaraciones,  pongamos ejemplos:

 

- Tras la primera derrota en Villaviciosa 1-0, y a pesar de haber tirado el equipo solo una vez a gol, el mister se desmarcó con el famoso “hemos humillado futbolísticamente al rival

            - La semana previa al partido con el Siero, en la Pola había sido muy tensa, porque a los jugadores locales se les adeudaban varias mensualidades y se especulaba con la opción de hacer una protesta en un partido tan importante como el del Real Oviedo. El mister, lejos de suavizar la tensión, espetó a los presentes en la rueda de prensa previa una contundentes declaraciones: "No vamos a tener piedad de nadie, tenemos que ganar y si tienen problemas es un asunto de ellos, no nuestro”. Queda decir que el Oviedo perdió contra el Siero por 2-0.

            - Pero los peores desencuentros con la afición llegaron tras el primer partido de Play-off, en Caravaca, el equipo perdió 4-1 y la tensión con los oviedistas que habían cruzado España entera para ver a su equipo llego a su punto máximo cuando el mister se encaró con unos enfadados aficionados y les lanzó lindezas del estilo “vosotros no sois oviedistas, sois niñatos”, amén de casi llegar las manos con otro aficionado, llegándole romper el reloj.

 

Respecto a la plantilla, creada a imagen y semejanza de Díaz Galán, se empezó muy bien fichando a Diego Cervero, ídolo local y que daría muy buenos réditos al equipo con 27 goles. Pero las sombras en la planificación fueron muchas más que la luces. Hubo aciertos en jugadores como el propio Cervero, Curro o Iker Lasarte o las gratas sorpresas como el recién cumplido juvenil Matías, pero los errores fueron mucho mayores con fichajes “experimento” del tipo Stefan, jugador en teoría que venía como estrella, pero acabo estrellado con unos números pésimos y otros fichajes de jugadores que ni por calidad ni por categoría valían para el Oviedo, nunca mas pueden repetirse en una plantilla del Oviedo, los Santos, Brunos, Carmonas o Danis García.

 

La planificación veraniega fue pésima con una plantilla descompensadísima con errores tan graves como solo tener un lateral izquierdo, el “reconvertido” (antes siempre había jugado como interior) Iker Lasarte o la cojera total en el interior izquierdo que solo dejó experimentos durante todo el año puesto que solo había un jugador especifico por esa banda , el fichado de un equipín gallego (Alondras), Centrón e hizo que durante todo el año se jugase reconvirtiendo a jugadores como el medio centro Jaime, el delantero Bruno o el polivalente Matías que dejo la banda huérfana de jugadores específicos que conocieran  a la perfección los entresijos del puesto.

 

La portería, un puesto en principio bien cubierto con el fichaje del “segunda b” Aulestia y la continuidad del portero Iván, portero de gran futuro. Si bien el titular Aulestia llegó con gran vitola, su temporada fue más bien discreta, sin alardes, pero no se le puede acusar como culpable del fracaso.

 

El verdadero talón de Aquiles del equipo era la  defensa, poco trabajada, muy ofensiva y con la líneas adelantadísimas, pero lenta, lentísima, para un sistema de juego que requiere centrales rápidos. Fue la gran pesadilla del equipo porque en todos los partidos medianamente serios al equipo le hacía muchas ocasiones de gol debido a esa lentitud, agravada con el fichaje, en Diciembre, de otro amigo de Galán, López Bravo, central de mucha calidad, pero en el ocaso de su carrera, que unido a la misma lentitud del otro central, también de gran calidad, Meijide, nos condeno a recibir seis goles en los partido del Play-off que a la postre nos condenaron a otra temporada en tercera.

 

La mejor línea de toda la plantilla fue el centro del campo, a excepción de la mencionada banda izquierda. El centro del campo lo ocuparon, en un principio Curro y Juan Luís, pero este ultimo se lesiono de gravedad tras la primera jornada y en su sustitución llego en el mercado invernal el ex – canterano,  Mario Prieto. Se formo una buena dupla de mediocentros, con Curro, el jugador de más calidad de la plantilla, creando el juego y Mario destruyéndolo, pero también con un buen tono ofensivo. La banda derecha la ocupo Sergio Villanueva, jugador velocísimo, con gran llegada y que se hincho a poner balones y junto al lateral José Luís hacían una banda derecha ofensiva muy buena. Queda dicho que el punto flaco era la banda izquierda que partido tras partido era objeto de experimentos. Además de los teóricos titulares, los suplentes que salieron, véase Falo o Jaime, rayaron a buen nivel y no desentonaron.

 

 

Otro puesto al que le faltaban jugadores de calidad contrastada para un histórico como el Real Oviedo era la delantera, si bien Cervero cumplió, los demás jugadores que había para el puesto no dieron la talla, unos por bajo rendimiento (Stefan o Bruno), otros porque no les dejaron jugar los minutos que se merecieron, como Armando,  a pesar de sus buenos números en temporadas anteriores (pichichi en las tres ultimas) y los muchos goles que metía en los pocos minutos que el mister le daba. Tanto es así que en el mercado invernal hubo que buscar sustitutos y se recurrió a Pacheta, del Fundación Logroñés, buen jugador, pero muy frío que se pasó lesionado medio año, pero que cumplió en los partidos que salió.

 

La temporada regular alternó grandes goleadas en casa como el “histórico” 10-0 al Hispano, el 7-0 al Astur o el 6-0 al Tuilla con estrepitosos fracasos fuera de casa como la derrotas de Siero  por 2-0 o la de Llanes por 3-1. Aunque nadie dudaba de que el Oviedo quedaría campeón en la tercera división asturiana más floja de los últimos tiempos. Entre salidas de tono del entrenador y bostezo generalizado de la grada, se llego a Mayo donde se debía decidir el futuro de la temporada

 

El 12 de mayo se realizo el sorteo de la liguilla y la suerte deparo que el equipo debía viajar a Murcia a jugar contra el Caravaca de la Cruz, club modesto con un presupuesto de 250.000 € frente a los 2.000.000 del Real Oviedo. Un equipo que nunca había estado en segunda b y esta era su cuarta participación en la fase de ascenso. En teoría un rival asequible, aunque no de los mas fáciles a priori.

 

Las peñas se movilizaron y el oviedismo aletargado durante meses despertó para arropar al equipo, ocho autobuses llenos y casi mil oviedistas en un viaje que les llevaría a hacer 2.000 km. en poco mas de 48 horas. Un 10 a los desplazados. Por otro lado la directiva del Caravaca se negó a adelantar el partido al sábado para facilitar el masivo desplazamiento y creando “una encerrona” en toda regla, aunque esto no debía ser excusa.

 

El partido se disputo el 18 de mayo a las 18.00 horas y la alineación del Oviedo fue la formada por: Aulestia, Lucas, Meijide, Bravo, Lasarte; Villanueva,  Mario Prieto, Curro, Bruno; Pacheta y Centrón. Una vez más, Carrasco, no daba por cerrado su laboratorio y metía en banda derecha a Bruno para cambiar a la izquierda a un Villanueva que no es ni la mitad cuando juega cambiado de banda.

 

La primera parte trascurrió bastante igualada, incluso el Oviedo tuvo dos grandes ocasiones por medio de Meijide y Bruno que pudieron adelantar al equipo carbayón, pero fue el Caravaca, en penalti cometido por Aulestia tras una mala cesión de Meijide, el que se adelantó en el marcador.

 

En la segunda parte vino la tragedia, Carrasco, para castigar a Mario Prieto porque en el descanso le había dicho “así no se puede jugar” a lo que el mister le contestó “prefiero perder 3-0 a jugar al pelotazo”, cambió a este por  un centrocampista mas ofensivo, Jaime y se desato la caja de los truenos, hasta 4-0 llego a ponerse el equipo murciano, ni ellos mismos se lo creían. El gol de Carmona a la postre, daba una mínima esperanza para la remontada con el 4-1 definitivo.

 

La semana previa a la vuelta  se hizo una llamada ala afición para que fuera el pilar básico de la remontada y esta, una vez más, no falló, 24500 personas ¡24.500! para un partido de la tercera división, una vez más la fiel afición no falto a su cita. Si este equipo fue y es grande, es por su mayor patrimonio, la afición. El partido se disputo el domingo 25 de mayo a las 19.00 horas, una vez más el Caravaca se había negado a adelantar el partido al sábado.

 

Esa misma semana se destituyo a Carrasco y supuesto lo ocupo su segundo, Fermín, sin apenas tiempo para trabajar se decidió por la alineación más lógica, colocando a cada jugador en su puesto natural. El partido se disputo el domingo 25 de mayo a las 19.00 horas, una vez más el Caravaca se había negado a adelantar el partido al sábado. La alineación de esa tarde fue la compuesta por: Aulestia;  José Luís, Bravo Meijide, Lucas; Villanueva, Curro, Mario Prieto, Centrón; Gacheta y Cervero

 

La primera mitad trascurrió con el guión pactado de una remontada, minuto trece y gol de penalti de Cervero, no se estaba haciendo un gran juego, pero con el empuje de los jugadores y de la grada, el milagro parecía posible, esto se acentuó cuando poco antes del descanso Pacheta  anotaba en segundo gol. Jubilo en la grada y a solo un pasito del objetivo.

 

Tras el descanso el Oviedo apoyado una vez mas en el increíble ambiente del Tartiere salio decidido a por el gol que certificase la victoria y lo consiguió pronto, cuando Curro ejecuto una falta increíble que se coló por la escuadra. Un golazo. Pero fue el principio del fin, Curro se volvió loco con la celebración, algo normal, con el ambiente y las circunstancias  del partido,  acción que aprovecho el arbitro para sacar la segunda amarilla y expulsar al medio centro, erigiéndose como protagonista en un partido tenso, pero de guante blanco de momento. Tras la expulsión, el Oviedo, acuso el cansancio y ya en las postrimería del partido el Caravaca aprovecho para anotar sus goles, celebrándolos, los jugadores del Caravaca, con gestos a la grada que no fueron merecedores de tarjeta. El gol de Lucas ya en el descuento para dejar el definitivo 4-2 fue ya fue pura anécdota.

 

Una vez más el cóctel mal entrenador, falta de suerte, jugadores que se esconden en los malos momentos y malas decisiones arbitrales dio con los huesos del Oviedo en la tercera un año más que hace que  los seguidores de este equipo lloremos por otra temporada más en los subsuelos del infierno. Resistir es vencer.

 

Real Oviedo: Resumen de la temporada 07/08 (II). De lo extradeportivo

Real Oviedo: Resumen de la temporada 07/08 (II). De lo extradeportivo

La temporada 2007/2008 en lo extradeportivo estuvo marcada por los bandazos, los errores y los continuos despropósitos de un consejo de administración que en ningún momento supo analizar las situaciones que se iba encontrando para darles una buena solución, lejos de ello el problema  se fue emponzoñando hasta la actual situación de telarañas en caja y futuro incierto. Lo mejor es enumerar hechos que hicieron que se desembocara en la actual crisis:

 

            -En la parcela deportiva se decidió tirar la casa por la ventana en cuanto a los sueldos, de tal manera que los responsables de la situación deportiva del equipo estaban pagados muy por encima de su trabajo y de la categoría en la que estaban. Los mas de 50.000€ anuales de Galán o los 90.000 de Carrasco, más techo donde cobijarse, eran un insulto a la inteligencia de cualquier aficionado al fútbol, amén de un suicidio económico. Si a esto le unimos que a muchos de los jugadores se les pagaba sueldos de segunda división con rendimientos muy por debajo de esa categoría la receta para el fracaso de las arcas del club, estaba servido. Hay que añadir a todo esto la figura del “asesor deportivo externo”, Juan Mata, sin cargo en el consejo, pero con gran poder de toma de decisiones, siendo representante de jugadores y enchufando a muchos de sus discípulos en el equipo para mayor engorde de sus bolsillos, con lo que eso conllevo para el futuro deportivo del club. Para las hemerotecas quedan frases del máximo responsable económico “Si el Real Oviedo no sube a segunda b, el club esta en serio peligro.”

           

            -El convenio con el Principado por el que el Oviedo debería recibir a razón de 600.00€ por temporada se fue enquistando por parte y parte, unos por no querer cumplir el contrato, el Principado, y otros por no hacer valer su fuerza y argumentos con continuos acercamientos y alejamientos, bandazos que hacen que el Oviedo se encuentre ahora en mala posición para reclamar lo que es suyo. Mención aparte lleva la del Presidente de ¿todos? los asturianos y que será analizada a su debido tiempo, con continuos desprecios hacia una de las instituciones más importantes de Asturias.

 

            -Una de las cosas más alarmantes es que tras dos ampliaciones de capital seguidas, la caja se encuentre a cero, si no en números rojos, ampliaciones de capital cubiertas con unos 3 millones de €, una cantidad estratosferica para la categoría, pero que los dirigentes se han encargado de dilapidar ya. Y eso que uno de esos tres millones los puso el ayuntamiento de Oviedo, sin que nadie los controlase, en una cacicada más del alcalde con los seguidores del Real Oviedo.

 

            -Los desvaríos y extravagancias han  sido continuos en la gestión económica, casos como el autobús personalizado con un coste de 200.000€ o ideas como la pretemporada en la Republica Dominicana, han rayado con lo absurdo convirtiendo al club en un esperpento.

 

            -Las continuas ventas de “humo” en temas como la compra de plaza del Ciudad de Murcia o del Salamanca salpicaron cada poco la actualidad de la entidad. Temas manidos hasta la sociedad y que solo sirven para mostrar que los actuales gestores no tienen el dinero ni las ideas suficientes para entrar con garantías en mundo del fútbol profesional

 

            -En la segunda ampliación de capital, el por entonces presidente de la entidad, se desmarco con unas declaraciones tremendas “no completamos la ampliación porque sobra el dinero”. Oír para creer y vivir para ver. Unos meses después la situación económica es crítica.

 

 

            Estas son solo unas gotas que han ido colmando el vaso de la paciencia del oviedista sufridor que día a día ve como su equipo, otrora grande de España, se empequeñece hasta el punto de que esta a un paso de la desaparición, en una critica situación a la que le han llevado los continuos pésimos gestores que cogen un club muy por encima de su categoría como administradores. La afición demanda y la entidad necesita un cambio accionarial, que entre gente con ideas y dinerito fresco, porque este club, bien llevado es una bicoca para llegar a metas altísimas en el fútbol, pero que en la actual situación vive un periodo de agonía de la que se pensó que se había salido en 2004. Un pena.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres